EuroAir
EuroAir, sus instaladores de confianza.

902 22 22 88

 
   Inicio      Calderas de Biomasa

 

Las calderas de biomasa,  son las calderas con más sentido de responsabilidad con el medio ambiente,  y su eficiencia destaca sobre la mayoria de los demás combustibles,  aunque como contrariedad está la dependencia total en el suministro del combustible,  y el mayor mantenimiento frente a otro tipo de calderas.

 
 
 
calderas biomasa

Calderas de biomasa.

Las calderas de biomasa son aquellas que utilizan combustibles renovables de origen vegetal, generalmente maderas, serrines, cáscaras de frutos secos, u otros subproductos como paja, etc.
Entre los distintos combustibles que se pueden considerar biomasa, destacan los pellets, que son cilindros alargados granulados de madera prensada a partir de restos de serrín, de aspecto similar al pienso de animales. Son totalmente naturales, ya que como aglomerante se utiliza la lignina, que es un polímero natural presente en la madera.
Aunque el uso de las calderas pellets se ha venido asociando tradicionalmente a viviendas tipo chalet o entornos rurales, ante los continuos incrementos de los precios, las calderas pellets se han convertido en una posibilidad cada vez más considerada frente a otros combustibles como el gasoil o el propano. 
Dentro de las calderas de biomasa, las calderas de pellets son las que más se aproximan a las prestaciones proporcionadas por las calderas de gasoil o propano. Los continuos avances tecnológicos han logrado que las calderas de pellets incorporen sistemas de encendido automático y limpieza automática, alcanzando altos rendimientos y permitiendo incluso la modulación de la potencia.
El encendido automático de la caldera se realiza a través de una resistencia eléctrica de encendido que calienta aire a presión. En cuanto la caldera detecta una demanda de calor a través de una señal de control externa, un chorro de aire caliente a presión enciende el primer pellet,para luego extender la llama a todo el hogar. Después, el quemador se va alimentando automáticamente de pellets mediante un sistema que los transporta desde su lugar de almacenamiento. De esta forma, la caldera puede trabajar de forma totalmente automática, sin necesidad de asistencia en la alimentación o en el encendido. También se apagará de forma autónoma en el momento en que se termine la demanda de calor.
Otra funcionalidad muy importante que ya incorporan las calderas de pellets es la limpieza automática, para garantizar su buen funcionamiento a lo largo de su vida útil, evitando que se vayan acumulando los residuos en la caldera que puedan provocar obstrucciones y daños en sus distintos elementos.
Las calderas de pellets necesitan un recinto para almacenarlos. En función de la disponibilidad de espacio, se pueden almacenar de diferentes formas, como por ejemplo, un silo dentro del edificio, silos prefabricados que se pueden colocar incluso en el exterior del edificio o depósitos de carga manual. Una vez almacenados, los pellets serán transportados desde el silo a la caldera mediante un tornillo sinfín o utilizando un sistema de aspiración.