EuroAir
EuroAir, sus instaladores de confianza.

902 22 22 88

 
   Inicio      Calderas de Gasoil

 

Las calderas de gasoil, son calderas recomendadas para viviendas independientes y aisladas de red gasificada. Las calderas de gasoil de condensación actuales son notablemente más eficientes que las antiguas más elementales, y aunque siguen siendo más dependientes con respecto al suministro concertado de gasoil, en muchas viviendas unifamiliares éstas son las calderas más adecuadas.

 
 
 

Calderas de Gasoil.

Las calderas de gasoil se caracterizan porque el combustible que utilizan para su funcionamiento es el gasoil, también llamado gasóleo C o de calefacción, que es un producto de origen fósil, derivado del petróleo.Las calderas de gasoleo se clasifican según la tecnología empleada en calderas estándar, de baja temperatura o de condensación.

Las calderas de gasoleo estándar tienen temperatura de servicio constante y elevada, ya que una temperatura de retorno baja podría provocar condensaciones ácidas en el interior de la caldera, lo que con el tiempo ocasionaría su corrosión. La temperatura de salida de los productos de combustión es alta, las temperaturas de retorno suelen estar entre los 55 a 60 ºC, y tienen como inconveniente que es difícil adaptar la demanda con la producción, lo que ocasiona un rendimiento relativamente bajo.

Las calderas de gasoleo de baja temperatura tienen la temperatura de retorno baja,en torno a los 35-40ºC, y la salida de los productos de la combustión también. La temperatura de servicio puede ser variable, pero sólo hasta un punto, de manera que los humos no lleguen a enfriarse de manera que se provoque la condensación ácida.

Existen calderas de condensación de gasóleo, pero son más caras en proporción, ya que debe tenerse en cuenta el contenido de azufre del gasóleo que obliga a utilizar unos materiales resistentes a los productos sulfurados que se generen, y también deben poder resistir la acumulación de lodos en las superficies de intercambio de calor.
 
Otro de los elementos determinantes del modo de funcionamiento de una caldera de gasoil es su quemador. Por lo general, las calderas de gasoil llevan asociado un quemador de combustión forzada, que es aquel en el que un ventilador proporciona el aire necesario para la combustión con un cierto grado de sobrepresión. Si el quemador ajusta continuamente la relación aire-combustible es un quemador modulante y puede adaptarse de forma continua a la demanda.Las calderas de gasoil necesitan un depósito asociado para su alimentación, que se debe ubicar en un recinto adecuado, con posibilidad de acceso a los camiones de suministro.Una de las ventajas de las calderas de gasóleo es que no es necesario abonar cuotas de enganche, o términos de potencia en contratos de suministro, ni tampoco es necesario el alquiler de contadores.

Otra de las ventajas es la accesibilidad al combustible, ya que no es necesario que exista una red de tuberías de suministro. El depósito de gasoil debe tener el tamaño suficiente para que la instalación tenga una autonomía adecuada.